Red Temática de BIOENERGÍA

Esta propuesta se dirige a establecer y comenzar a consolidar una Red Temática centrada en aspectos de Ciencia,Tecnología e Innovación (CTI) sobre Bioenergía (RTB) con el fin de promover su uso sustentable a gran escala en nuestro país. El Grupo de Trabajo proponente está formado inicialmente por más de 40 miembros, quienes representan a algunos de los principales Centros de Investigación de nuestro país en esta temática y a investigadores líderes en su campo con reconocimiento nacional e internacional. Incluye además un grupo de empresas y organizaciones con amplia experiencia en el área bioenergética. El Grupo proponente presenta una muy buena cobertura geográfica en términos de instituciones académicas, investigadores y de actores no académicos como empresas y organizaciones de la sociedad civil.

Conjunta asimismo investigadores con una gran diversidad temática que permitirá abordar los distintos aspectos científicos, tecnológicos, económicos y de sustentabilidad ligados al desarrollo de la bioenergía en nuestro país. El Grupo de Trabajo se nutre además y pretende reforzar y catalizar, desde la perspectiva de CTI, el trabajo pionero que ha realizado la Red Mexicana de Bioenergía (REMBIO) desde hace más de 7 años. De hecho, por su participación en la REMBIO, la mayor parte de los miembros proponentes de la RTB, tiene experiencia exitosa de trabajo en Red: se conoce, ha realizado proyectos en colaboración, trabajos de vinculación y comunicación con empresas y otros actores sociales, así como eventos y cursos de capacitación.

Existe también una sustantiva experiencia en términos de logística y administración de Redes, proceso colectivo de toma de decisiones y propuestas de convenios nacionales e internacionales. Por estos motivos, creemos que la propuesta está sólidamente fundada y tiene grandes probabilidades de éxito. Metodológicamente, se abordará la problemática bioenergética de manera integral e interdisciplinaria. Inicialmente se han planteado cuatro ejes temáticos (biocombustibles líquidos, biocombustibles sólidos, biocombustibles gaseosos, y biocombustibles avanzados) y temas transversales como sustentabilidad y políticas públicas. Operativamente, la RTB se organizará de acuerdo a los lineamientos de CONACYT.

Así en esta primera etapa se solicita apoyo sobre todo para sentar las bases que permitan el funcionamiento adecuado de la red a mediano y largo plazo. Específicamente, para diciembre de este año se espera tener instalado y operando el Consejo Técnico Académico (CTA) y tener también desarrollados todos los mecanismos operativos (proceso de toma de decisiones, administración, organización temática) de la Red. Seentregará también un Programa de Trabajo que permitirá delinear y planificar los aspectos estratégicos de la Red en términos de investigación, vinculación, formación de recursos humanos y comunicación-difusión del conocimiento.

Para conseguir estas metas, y basados en la experiencia previa del Grupo de Trabajo, se promoverá activamente la comunicación e interacción entre los miembros de la Red, definiendo tareas, responsabilidades y entregables que sean verdaderamente resultado de la actividad colectiva de sus miembros. El CTA será así un catalizador/coordinador de actividades y no el único responsable de sacar adelante la Red. Entre las actividades de consolidación de este trabajo colectivo se propone para esta etapa la organización de un seminario/simposio de la Red, reuniones de trabajo del CTA, dos cursos de capacitación y la realización de varios reportes colectivos.

Objetivo General

Establecer una Red Temática en Bioenergía (RTB) que permita catalizar las actividades de CTI en el tema y promueva el uso sustentable de este energético en México a gran escala. Establecer y apoyar a la RTB es prioritario por varias razones.

  • La bioenergía representa uno de los pilares para la transición hacia las fuentes renovables de energía en el país y a nivel internacional. Los escenarios del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) por ejemplo, muestran que la bioenergía representa la fuente renovable de mayor peso en el periodo 2030-2050 para los escenarios de mitigación que buscan no superar los 2C de aumento en la temperatura global. Para México, los estudios existentes demuestran también un potencial actual del 50% de la energía final consumida en el país, con contribuciones significativas para la producción de electricidad, calor de proceso y combustibles para el transporte.
  • La bioenergía es también una fuente que desarrollada sustentablemente puede catalizar el desarrollo local, particularmente en el sector rural, convertir residuos orgánicos en productos con alto valor agregado reduciendo su impacto ambiental y apoyar la seguridad energética de México. Desde la perspectiva de CTI la bioenergía es un nodo que integra investigaciones de punta a nivel mundial en numerosos campos, por nombrar solo un ejemplo, la química verde asociada al desarrollo de bio-refinerías, nuevas enzimas y catalizadores, procesos termoquímicos y biocombustibles avanzados como la bioturbosina, el biobutanol y el biopetróleo, entre otros. México tiene también numerosos investigadores y algunos grupos de trabajo establecidos en biomasa y bioenergía, y varios de ellos han realizado importantes contribuciones a nivel internacional en las áreas de bioetanol, biocombustibles avanzados (tanto líquidos como gaseosos), aplicaciones industriales y rurales, así como metodologías y software para la determinación de los recursos biomásicos y la planificación de cadenas de suministro bioenergéticas, entre otros temas.

Sin embargo, las investigaciones se encuentran todavía fragmentadas, con la financiación concentrada en proyectos de bajo monto y poca continuidad. Hay mucha asimetría entre las instituciones y la formación de recursos humanos no responde a los retos que enfrenta el desarrollo de la bioenergía en el país.

Tomando en cuenta estas circunstancias, el Grupo de Trabajo que somete esta propuesta propone la creación de una Red Temática en Bioenergía. Además de su necesidad y prioridad en términos de la temática de CTI en nuestro país, consideramos que la propuesta de esta Red Temática resultará exitosa puesto que, a diferencia de otras iniciativas que parten desde cero, y por lo tanto tienen riesgos importantes por el desconocimiento entre sus miembros o la falta de experiencia en trabajo en Red, nuestra propuesta parte de un trabajo previo como parte de la Red Mexicana de Bioenergía (REMBIO).

A partir de esta experiencia hemos aprendido a realizar proyectos conjuntos, intercambiar experiencias, comunicar nuestros resultados a la sociedad y trabajar y vincular nuestras actividades con actores no académicos. La convocatoria de Redes Temáticas nos brinda ahora la posibilidad de escalar los impactos científico- tecnológicos, potenciar las actividades y colaboraciones con otros actores, centrando nuestras actividades en los temas de CTI.